El poder de la gente...

Actualizado: 26 abr

Ufff Alexis, lo que he descubierto en estos 7 meses sin ti... Sin tu sonrisa, sin tu presencia física en este mundo he descubierto que la energía es una fuerza tan grande, tan poderosa que nos llena el alma, conforma nuestro ser y es tan perfecta que no nos damos ni cuenta que estamos viviendo regidos por esta fuerza invisible que todo lo es y todo lo forma. La energía cósmica del universo está en todos lados y si nos unimos a la frecuencia de esta energía, a la vibración de la tierra, es cuando la empezamos a sentir en todas partes, la empezamos a vivir en todos lados y la empezamos a ver en todas las personas. Y es esta energía invisible la que me une a ti y la que nos da poder cómo personas y rige nuestro propósito en esta vida.


Les cuento, que descubrí, que yo había estado viviendo enfrascada en un miedo por abrirme, un miedo a ser vulnerable y a experimentar mi curiosidad de lo que es realmente conectar con la gente, de conectar con ustedes y Alexis, mi más grande amor y gran maestro, me ayudó, quizá muy a fuerzas, a intentar experimentar esta conexión. Me está ayudando a liberar esa rigidez de mi alma, y no solo he podido lograr sentir lo que es subirse al verdadero flujo de la vida, sino a realmente vivir esta conexión, experimentarla, y poder conectar con la gente en una mirada, en una sonrisa, en un asentimiento de la cabeza y entonces descubro que no estoy sola en este mundo y no solo esto, que Alexis camina conmigo en este flujo de exquisita grandeza y libertad del alma.


Les quiero compartir una experiencia que tuve hace un par de días cuando corría en el parque. Para empezar, gracias a este despertar o evolución de consciencia, como yo le llamo, me he vuelto mucho más consciente de mi cuerpo. Por alguna razón, he decidido escucharlo ya que es algo que casi nunca hacemos, damos por hecho que está ahí, funcionando, o quizá deja de funcionar en algunas cosas, pero no escuchamos ni porque funciona ni porque deja de funcionar y cuando lo sientes, lo escuchas, empiezas a hacer cosas que tu cuerpo te llama a hacer. Por ejemplo, de un día para otro empecé a hacer ayuno intermitente*. Un día me desperté, y gracias a la apertura de consciencia, me cuestioné porque comía si no tenía hambre y entonces llegué a la conclusión de que el ayuno era algo que quería explorar en ese momento, ya que no me da hambre hasta más tarde en el día. Investigué un poco con mi hermano, quien lleva haciendo ayuno intermitente ya por algún tiempo, y me quité el estrés de preocuparme que desayunar por la mañana, si tengo tiempo o no, etc... y es algo que me ha funcionado bastante bien hasta ahora.


Regresando a mi experiencia en el parque, hoy analicé que tengo la creencia, no sé porque, de que no me gusta correr. O más bien si sé porque, porque correr es un deporte difícil que desafía tu resistencia, desafía tu mente, te hace esforzar tu cuerpo, llevarlo al limite y da un poco de miedo ponerte tenis y salir a correr, bueno a mi me da, entre miedo y flojera de lo que mi cuerpo va a sentir, como voy a discutir con mi mente, y por esto digo que correr no me gusta. Pero hoy fue un día diferente, decidí escuchar a mi cuerpo, me permití cambiar esta creencia y me dijo que tenía ganas de correr ¿pueden creerlo? Tenía ganas de salir, de sentir el aire, ver los arboles, el mar y pues decidí hacerle caso. ¿Y saben qué? Ahora entiendo porque la gente corre, o creo entender porque lo hacen. Corren, porque es una sensación de ser uno con el aire, con la tierra, con la respiración, de controlar tu mente que me pareció fascinante y me llenó de energía. Corrí por gusto y no por obligación, corrí con la mente abierta y eso le dió un sentido totalmente diferente a esta actividad que tenía totalmente bloqueada en mi mente y prohibida para mi cuerpo. ¡Y no saben cómo lo disfruté! Pero fue al estar corriendo, sintiendo el viento fresco en mi cara, el sol cálido en mi piel, oliendo la brisa salada del mar, disfrutando el momento en el presente, que descubrí algo aún más interesante, solté la rigidez de mi cuerpo y de mi mente y sentí tal energía que descubrí el poder de la Telepatía. Van a decir whaaat??? Pues si, la frecuencia de mi vibración energética subió a tal nivel que me topé con un hombre, sentado pacíficamente en el parque, nuestras miradas se cruzaron y mientras yo corría empezamos a platicar... Quizá van a pensar que estoy loca e incluso yo también lo siento increíble pero el señor me dijo que no estaba sola, que veía mi energía y que la sonrisa que compartimos le iluminó el corazón y fue aquí cuando entendí el poder que tenemos como seres de luz en la tierra. Ese simple momento cambió algo en mi y definitivamente sé que también cambió algo en él. Increíble pero sentí un inmenso amor por este hombre, que se veía tan pacífico, tan sabio y con sufrimiento en sus ojos que es la conexión divina que nos une a todos en lugar de separarnos. Todos somos uno, tomos estamos unidos en la energía cósmica de la tierra y vivimos bajo las mismas leyes naturales del cosmos. Mismas leyes que indican que nuestras vidas son diferentes, la dualidad de las cosas es real para experimentarnos, pero somos separados, somos individuales para unirnos en la perfección del cosmos, del espíritu, de Dios.


Y pues es así, a través de esta sencilla gran experiencia que ahora creo mucho más en el poder de la gente y sé que en este sentir, Alexis está presente en cada momento, en cada instante de descubrimiento, de mi crecimiento y de mi esencia y es que gracias a él, estoy abriendo mi ser a esta evolución de la consciencia, en esta telepatía con mis semejantes en donde les comunico lo incondicional y universal que es el amor, que la evolución de la consciencia esta presente en todos lados y que estoy aquí para llevar este mensaje a todos los que quieran escucharlo. A través de la sabiduría de Alexis les puedo comunicar que la evolución de la humanidad está muy cerca, que vamos a vibrar en una frecuencia cada vez más alta, más pura, en donde la materia ya no es densa si no que fluye como las olas del mar en una paz energética infinita en donde la telepatía se convierte en nuestro nuevo idioma y el amor en nuestro valor universal.


Gracias Alexis por tanto, mi amor infinito!



* Info. de ayuno intermitente:

810 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo