¿Porqué nos cuesta tanto vivir en el Presente?

Actualizado: 22 feb

Durante la enfermedad de Alexis yo no vivía en el presente, vivía en el futuro. En un futuro que nunca fue y nunca será y me arrepiento amargamente porque siento que descuidé lo más bello de su existir, descuidé el presente que era, en donde Alexis existía junto a mí y que hoy, sin tenerlo, al estar sufriendo intensamente su perdida, empiezo a entender que el presente es lo más valioso que tenemos.


Alexis, junto a mí, en este plano físico, ahora es mi pasado. Un pasado que atesoro con toda el alma, un pasado donde tenía a Alexis a mi lado en esta dimensión, y me duele tanto el no haber tenido consciencia de la importancia del presente, de aceptar mi realidad tal y como era, de quererla cambiar para tener una realidad diferente, que ahora me queda muy claro que no se puede tener y por rechazar el dolor y el sufrimiento, perdí momentos hermosos, momentos junto a Alexis, donde debí disfrutar su ser en cada movimiento, cada abrazo, cada instante, debí conscientemente estar presente! Me duele porque perdí la esencia de su sonrisa, me descuidé de disfrutar como calentaba mi corazón el oír su risa, el poder escuchar con detenimiento y atención cada palabra que salía de su boca, la intención perfecta de sus palabras, el dulce olor que inundaba mi ser cuando besaba su cabeza y que con un respiro, llenaba mi corazón y mi ser de su esencia, para tenerlo en mí, por lo menos un segundo. Incluso olvidé disfrutar la ansiedad que me provocaba cada llanto, la angustia de verlo llorar por miedo, o dolor y me da rabia ya no tener ese presente donde él estaba en este mundo, respirando, existiendo junto a mí.


Por eso inunda mi mente esta pregunta de ¿porqué nos cuesta tanto vivir en el presente cuando es lo único real y lo único que importa? Qué pregunta más difícil y a la vez tan obvia. Y la respuesta que yo encuentro es que NO vivimos en el presente por Miedo. Miedo a dejar nuestro pasado, miedo a lo desconocido del futuro, miedo a que el futuro no salga cómo queremos o cómo lo planeamos, miedo a la muerte. A mí la vida me dejó muy claro, que el futuro nunca es como la planeamos, así que ¿para qué preocuparse? Mejor vivamos el presente, disfrutemos el ahora, ya que ahora somos, es nuestra realidad y todo está bien o no, pero es lo perfecto que debemos vivir, nada diferente, solo es porque eso es lo que es real en este momento y mejor vivirlo así tal cual en lugar de querer vivir una realidad falsa, llena de expectativa que al no cumplirse nos llevará a la frustración y que a mi, volteando atrás, al haber perdido a un ser tan especial e importante para mí, me llena de enojo no haberlo entendido antes. El haber estado dormida cuando necesitaba estar despierta a esta consciencia del Hoy, pero que Alexis, mi gran maestro, me guió hacia la luz. Y pues, estando en el presente, ahora todo es calma y todo sucede, todo pasa, y la preocupación que nos da el no tener control de lo que va a suceder nos deja querer vivir en un futuro predecible o en un pasado que ya no es.


Por eso reflexiono y escribo estas palabras, para poderles compartir un poquito de mi sentir y que ojalá llene sus corazones para hacer una pausa por un segundo. Para que reflexionen sobre su realidad ahora, en este momento y decidan vivirla. Olvidar lo que ya no es y por más que quieran, griten o anhelen nunca podrá volver a ser y dejen que fluya lo que aún no es, lo que aún no llega y lo reciban con los brazos abiertos sea los que sea, sin preocupaciones, con miedo sí, porque lo desconocido nos asusta pero tengan miedo o no, va a llegar, los va a sorprender y el miedo, si lo sabemos abrazar, se convierte en nuestro mejor maestro, y es entonces que podrán subirse al flujo de energía de la vida que nos rodea y está por todos lados, cada momento, y podrán llegar a esa inmensidad desconocida en donde todo es perfecto porque es lo que tiene que ser, en donde todo es planeado por nuestro propio ser, en esta o en otra dimensión lo planeó para que lo vivieramos; y si les puedo dejar un consejo, hay que vivirlo sin expectativas, sin agenda, descubrirlo en el momento es una de las cosas más enriquecedoras que yo he descubierto en esta vida. Estar consciente de nuestro presente, vivir el momento sintiendo el pulso de la vida, su pulso, su respiración, su esencia y tratar de abrazar sus sentimientos, sean buenos o malos, porque solo son y dar el paso. Decidir solo por este momento, vivir el presente sin preocupaciones, sin control, porque realmente no podemos controlar el futuro. Al entender esto, al abrazar el presente y dejar fluir el miedo es cuando deciden caminar hacia su libertad.


Se los digo yo que, vivía en un futuro que nunca fue y nunca será, desando con toda el alma que nuestro futuro volviera a ser como el pasado, un pasado perfecto que tenía, donde tenía un Alexis sano y fuerte y viviendo así, el presente se me fue. Alexis se me fue…





315 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo